Entrevista al Dr. Arturo Llobell

Dato curioso que convendría vigilar, nuestra percepción de España es mucho peor que la de los extranjeros. El afán autodestructivo barnizado de celos absurdos nos impide ver la cantidad y la calidad de una parte del paisanaje local que pisa fuerte allende fronteras. Profesionales discretos que desarrollan aquí mismo su actividad, desde la discreción, pero que, sin embargo, cosechan reconocimiento y laureles en otras latitudes porque gracias a su talento abren caminos como verdaderos pioneros. El valenciano Arturo Llobell Cortell, odontólogo, es uno de ellos.

Estudió en la universidad pública de Valencia. Es la cuarta generación de odontólogos en su familia. ¿Le encauzaron hacia ese ramo sin remisión? No. Desde luego le amamantaron en ese entorno y desde pequeño ya le gustaba trastear con el instrumental de la clínica, pero no hubo ninguna imposición familiar. «Dedícate a lo quieras, pero hazlo bien», le comentaban en casa desde la sensatez. Y él escogió continuar con la tradición porque así se lo pedía el cuerpo. Antes de terminar la carrera se informó porque deseaba ampliar y profundizar en el campo de la periodoncia y la prótesis fija. Descubrió que el mejor posgrado lo ofrecían en la universidad de Pensilvania, y allá marchó. Dicho así parece muy fácil, pero exigían ciertos requisitos… De hecho sólo contaban con cuatro plazas para más de cien personas que optaban. Y uno de esos puestos de residente fue para Arturo porque su currículum estallaba.

Arturó realizó su posgrado en la universidad de Pensilvania.
Arturó realizó su posgrado en la universidad de Pensilvania. / Damián Torres

Cuatro largos años se tiró allí empollando, aprendiendo, templando sus manos, afilando sus anhelos y perfilando sus ideas. Fue el número uno de su promoción, por cierto. Sí, el valenciano Arturo fue número uno en EE UU. Observó de cerca el modo de vida americano y sus conclusiones expresan lucidez y demolición: «En Estados Unidos hay mucha competencia. Es una sociedad donde los logros y los objetivos priman por encima de todo. Los resultados obtenidos o te impulsan o te achican. El sistema puede ser bueno porque te exige, pero se me antoja demasiado cruel…» Sus compañeros de Yanquilandia, cuando averiguaban su nacionalidad española (de primeras no es fácil porque es rubio y de ojos azules; vamos, como Alfredo Landa), le comentaban que en nuestro país sí sabemos vivir. «¡Qué envidia ser español!», le espetaban.

Estudió cuatro años en EEUU para acabar siendo el número uno de su promoción

Regresó tras aquella fructífera aventura para incorporarse a la clínica familiar mientras su fama se extendía entre los profesionales y los laboratorios. Arturo Llobell Cortell controlaba, sabía, reparaba, creaba, rompía moldes, investigaba, evolucionaba. ¿Tiene un problema grave? No lo dude, llame a Arturo Llobell. Por eso, otra de sus facetas es la de conferenciante. Pese a su juventud, le pasean por el mundo para que imparta enseñanza y magisterio. Ha llegado a discursear frente a un auditorio de 2.500 profesionales de todo el mundo que deseaban aprender su depurada técnica. Arturo, sí, el valenciano. Y recientemente acudió hasta Suiza (mira, como Anna Gabriel pero sin huir de la ley) para formar parte de un equipo de treinta especialistas que están desarrollando los nuevos modelos de implantes. ¿Y quién portaba la voz cantante? Pues Arturo, nuestro paisano.

Llobell desarrolla con un equipo desde Suiza nuevos modelos de implantes.
Llobell desarrolla con un equipo desde Suiza nuevos modelos de implantes. / Damián Torres

Pero tampoco se crean que estamos ante un roedor de laboratorio. Por desgracia, cuando alguien destaca sobremanera en un campo, el personal tiende a sospechar que nos topamos con un rarito insufrible. Arturo, más allá de sus estudios, atesora una juventud a toda velocidad… Comenzó con el tenis, pero detectó que en este disciplina jamás conquistaría grandes metas. Como disfrutaba conduciendo karts decidió seguir al volante y aquello le fue apasionando. Una carrera por aquí, otra por allá, que si quemo rueda, que si trazo una curva, que si el olor a gasolina, que si me dan una beca para proseguir las competiciones y oye, así como quien no quiere, fue campeón de España de Fórmula 3 y campeón de España y Portugal de Fórmula BMW. Y luego pasó a competir sobre el asfalto con tipos desconocidos hoy como Hamilton, Vettel, Petrov o Kobayashi. Y allí en medio, nuestro Arturo. Forjó amistad con Alguersuari. El resto eran adversarios que no favorecían ni francachelas ni camaradería. Pero Arturo se curtió viajando sólo por esos mundos, reuniéndose con patrocinadores cuando gastaba veinte tiernos años… Se espabiló tela marinera y se lo debió de pasar bomba.

Sin embargo, creció y se decantó hacia la clínica familiar porque al final, es inevitable, uno regresa a sus raíces. Por cierto, existe un detalle supremo que revela su carácter. Cuando se larga por ahí reclamado para una conferencia, antes de impartir su doctrina le enchufa a sus compañeros de fatigas un vídeo introductorio protagonizado por nuestra ciudad, por Valencia. De esta manera les dice «yo vengo de ahí, que lo sepas…» Arturo Llobell Cortell, el valenciano que marca estilo en salud dental. Que sí, que es valenciano, que aquí no sólo emerge corrupción de baja estofa, sino profesionales de primera categoría. A ver si se enteran. De todas maneras se le resiste el golf, lo cual me alegra una barbaridad porque le humaniza y porque uno también es un pésimo jugador. Nadie es perfecto.

Publicado en Las Provincias por el periodista Ramón Palomar


Congreso Anual de la Academia Americana de Oseointegración en colaboración con la Academia Americana de Periodoncia, Prótesis y Cirugía Maxilofacial, Orlando, EE.UU.

Orlando, EE.UU.

El Doctor Arturo Llobell participó en el evento anual más importante de la Academia Americana de Oseointegración (Sociedad de Implantología con más relevancia del mundo), evento al que acudieron más de 4500 profesionales.


El Dr. Enrique Llobell recibe la distinción del Consejo General de Dentistas

El Dr. Enrique Llobell fue nombrado ‘consejero de honor’  del Consejo General de Dentistas de España (CGDE) el pasado viernes tras sus ocho años como representante del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia (ICOEV) en el máximo organismo colegial. El presidente del CGDE, Dr. Oscar Castro, y la presidenta del ICOEV, Dra. Patricia Vallls, hicieron entrega de la distinción al Dr Llobell tras la decisión unánime del Comité Ejecutivo del CGDE.

En el acto, que estuvo presidido por la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Luisa Carcedo, también se entregaron el Premio Santa Apolonia a los doctores Pedro Badanelli Marcano y Arturo Martínez Berná y el premio Dentista del año que recayó en el Dr. Jaime Alfonso Gil Lozano.

Al acto también asistieron Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid; Pilar Aparicio, directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social; Rodrigo Gutiérrez, director general de Ordenación Profesional de Sanidad; y Dámaso López, senador del Partido Popular.

El Dr. Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas, fue el encargado de inaugurar la Gala. En su discurso, agradeció la presencia de las autoridades y felicitó a los premiados “por su dedicación para mejorar la Odontología en España”. El máximo responsable de la Organización Colegial recordó a los asistentes que, en los últimos meses, se han intensificado las reuniones con las Administraciones competentes y diferentes grupos parlamentarios solicitando una regulación específica de la publicidad sanitaria, sobre todo, a raíz del escándalo iDental.


Ponencia del Dr. Arturo Llobell en el gIDE European Meeting, Milán, Italia

El Dr. Arturo Llobell fue invitado a impartir un curso en Milán con el objetivo de transmitir las claves para obtener resultados predecibles con implantes dentales en el sector anterior/estético.

La presentación reunió a especialistas de diferentes puntos de Europa y tuvo una duración de tres horas y media donde se debatieron los diferentes tipos de implantes dentales, su diseño y sus diferentes superficies, el protocolo quirúrgico de elección y una explicación paso a paso de cómo se recomienda proceder con las restauraciones provisionales y finales para poder así obtener un resultado natural y bonito.

Los implantes en el sector anterior suponen un reto común en la práctica diaria donde el resultado no debe ser solo funcional, sino que debe pasar totalmente desapercibido y estar en armonía con el resto de tejidos de la boca.


Ponencia del Dr. Arturo Llobell en el gIDE European Meeting, Suiza

El Dr. Arturo Llobell fue invitado a impartir un curso en Suiza con el objetivo de transmitir las claves para obtener resultados predecibles en rehabilitaciones multidisciplinares (Periodoncia-Prótesis) complejas.

La presentación reunió a especialistas de diferentes puntos de Europa y tuvo una duración de seis horas y media donde se debatieron los puntos principales a seguir en el tratamiento de rehabilitaciones complejas con el fin de obtener resultados estética y funcionalmente predecibles a largo plazo.


El Dr. Arturo Llobell participa en una de las sesiones clínicas de la reunión anual de la Sociedad Española de Prótesis Estomatológica y Estética (SEPES)

El Dr. Arturo Llobell fue invitado por la Sociedad Española de Prótesis Estomatológica y Estética (SEPES) para participar en su reunión anual.

La sesión estuvo estructurada como un debate junto a los doctores Francisco Javier Herrera Briones, José María Barrachina y David García-Baeza y se centró en el manejo y toma de decisiones en el tratamiento de casos interdisciplinares.


El recuerdo de nuestro abuelo, el Dr. Enrique Llobell Palanca

Ha fallecido en Valencia a los 92 años de edad el médico estomatógolo Enrique Llobell Palanca, que fue jefe del Servicio de Cirugía Maxilofacial en el Hospital La Fe de Valencia desde su creación hasta su jubilación en 1995.

Nacido el 6 de noviembre de 1925 en Barcelona, donde se había instalado su padre, natural de Benitatxell, Enrique Llobell dedicó su vida a la cirugía oral y maxilofacial, una vocación que fue además su gran pasión. Dio sus primeros pasos de la mano de su padre, odontólogo que trabajó durante la guerra en el Hospital Militar de Valencia y en la clínica instalada en el museo San Pío V, a las órdenes del coronel Adolfo Rincón de Arellano. Terminada la contienda, el padre de Enrique Llobell prosiguió con su clínica situada en la calle Cádiz, donde se hizo muy conocido durante varias décadas como el odontólogo del barrio Ruzafa. No pudo conocer a su madre, fallecida al poco de nacer él en un trágico accidente.

Llobell Palanca revolucionó la cirugía maxilofacial cuando en 1985 presentó en el centenario del Memorial Sloam Kettering Cancer Center de Nueva York su innovadora técnica sobre reconstrucción del cáncer avanzado de cara y cuello. Una técnica hoy reconocida internacionalmente que permitió la extirpación y reconstrucción en el mismo acto de grandes tumores maxilofaciales.

Actualmente viven muchos pacientes operados por él en los años 80 y que estaban desahuciados antes de que fueran intervenidos por Llobell.

Siempre a la vanguardia, trajo a España el primer ortopantomógrafo en 1969. Durante su brillante carrera desarrolló también técnicas quirúrgicas como la ‘osteotomía intraoral arqueada para progenie’. Además, el fallecido cirujano es autor de trabajos publicados en revistas especializadas y congresos de Traumatología, Ortodoncia, Cirugía Maxilofacial y Radiología Dentomaxilofacial.

Obtuvo múltiples reconocimientos a lo largo de su vida entre los que destaca el premio Santa Apolonia 2013, patrona de los odontólogos y estomatólogos, que entrega el Consejo General de Odontólogos y Estomatólogos de España anualmente a la mejor trayectoria profesional.

Dedicó su vida a curar a los paciente siempre con un trato amable y una sonrisa, y con una intensidad dificil de comprender.

Gran profesional, estuvo siempre enamorado de su mujer, Monsín Lleó, con la que tuvo cinco hijos. Dos de ellos, Enrique y Andrés Llobell Lleó, han seguido, cómo no, la estela del padre, el tío y el abuelo y trabajan en la misma clínica, en Valencia.

Publicado en Las Provincias


Seminario en Odontología Estética - Ciudad de México, México

El Doctor Arturo Llobell estuvo en la capital de México para impartir conferencias en el Congreso Internacional de Ivoclar.

Fue una ponencia ante más de 2500 profesionales del sector, en el congreso más relevante de América Latina donde se presentaron las últimas innovaciones en odontología sobre implantes, y las técnicas que le llevan a liderar su rama.


Odontólogos de toda la vida

Los dientes, los implantes, la cirugía maxilofacial… llenan la profesión de los miembros de la familia desde 1934. Enrique Llobell Lleó es presidente del Colegio de Estomatólogos y Odontólogos de Valencia y de la Sociedad Española de ambas carreras.

Es como si estuviera escrito. Un Llobell puede ser muchas cosas a la vez, y hacerlas todas bien, pero sobre todo, ante todo, es odontólogo. Por vocación, por tradición. Y así desde hace 76 años. El año pasado cumplió esta familia valenciana su 75 aniversario en el ejercicio de esta profesión médica que ahora se inicia ya en la cuarta generación.

Familia. Enrique Llobell Palanca con sus nietos Arturo (con gafas) y Quique, y, arriba, su hijo Enrique y la mujer de este, Vicenta Cortell, todos ellos odontólogos

La saga de la profesión familiar ligada a los dientes, los implantes, la ortodoncia, la cirugía maxilofacial… la inició Enrique Llobell Gauchí, que era de Benitachell. El patriarca de la estirpe era, en los años veinte del siglo pasado, protésico dental y trabajaba para un dentista de Valencia. Pero se casó con una catalana y se instaló en Barcelona, donde, llevado por sus inquietudes de superación, estudió la carrera de odontólogo y acabó estableciéndose como tal. Pero sufrió la desgracia de perder a su mujer en un accidente y regresó a Valencia con sus dos hijos aún pequeños, Enrique y Andrés, que acabaron siguiendo la trayectoria profesional del padre.

En 1935 instaló su clínica dental en Valencia, en el número 54 de la calle Cádiz. Después, durante la guerra, ejerció en la clínica instalada en el museo San Pío V, a las órdenes del coronel Adolfo Rincón de Arellano. Terminada la contienda prosiguió en su clínica de la calle Cádiz, donde se popularizó durante décadas como el odontólogo del barrio Ruzafa.

Su hijo Andrés siguió la especialidad de protésico dental y Enrique (el patriarca en la foto) estudió primero medicina y después estomatología, en la primera generación que siguió por ley ambas cosas para ejercer. Luego fue jefe de Cirugía Maxilofacial del Hospital La Fe de Valencia desde la creación de éste, en 1969, hasta su jubilación, en 1995, a los 70 años, destacando su gran labor en complejas operaciones de reconstrucción maxilofacial en personas gravemente afectadas por accidentes o enfermedades.

Los hijos de Enrique Llobell Palanca, Enrique y Andrés Llobell Lleó, siguieron, cómo no, la estela del padre, el tío y el abuelo y trabajan hoy en día en la misma clínica, en Valencia, en la calle Botánico Cavanilles, 20. Andrés se especializó en perioprótesis en Seattle y actualmente está en Chicago, porque viaja con frecuencia a EE. UU. para actualizar sus conocimientos.

Enrique estudió medicina, se especializó en estomatología y después en cirugía maxilofacial, y mientras estudiaba, como su pasión es el deporte (todos los días juega al tenis a las 7 de la mañana), jugaba al ajedrez y fue campeón de España de automovilismo en Fórmula 3, como después lo ha sido también su hijo Arturo. Ahora, además, Enrique preside el Colegio de Estomatólogos y Odontólogos de Valencia y la Sociedad Científica Española de Estomatología y Odontología.

Enrique está casado con Vicenta Cortell, también médico estomatólogo, especializada en ortodoncia, quien trabaja en la clínica familiar y dos días a la semana en una clínica propia en Castellón. Los hijos de ambos, Quique y Arturo Llobell Cortell, continúan igualmente la trayectoria familiar. El primero la compatibiliza con sus estudios de Derecho y ADE, además de ser campeón de ajedrez. El segundo prepara su tesis doctoral en Madrid y ya tiene plaza para especializarse en periodoncia e implantes durante cuatro años en Philadelphia.

Noticia publicada en LAS PROVINCIAS el jueves 3 de marzo de 2011: http://www.lasprovincias.es/v/20110303/valencia/odontologos-toda-vida-20110303.html